Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Necesitas realizar un envío de mercancía peligrosa? Si sigues las normas de seguridad y llevas a cabo los pasos correspondientes, tu paquete llegará a su destino en perfectas condiciones sin cometer daño alguno.

En primer lugar, revisa si tu mercancía se considera peligrosa en paquetería y a continuación inicia el proceso de envío vinculado a las características de la mercancía. Te lo explicamos en las siguientes líneas.

¿Qué se considera mercancía peligrosa en paquetería?

La mercancía peligrosa en paquetería incluye sustancias o artículos que representan riesgos para la salud, seguridad, medio ambiente o propiedad durante su transporte. Estos pueden ser:

  • Productos químicos
  • Gases
  • Líquidos inflamables
  • Materiales tóxicos
  • Explosivos
  • Corrosivos
  • Sustancias radioactivas
  • Artículos magnetizados.

Para el envío seguro de mercancías peligrosas, se deben seguir estrictas regulaciones y normativas, como las específicas de carácter internacional o el Real Decreto 97/2014, por el que se regula el transporte de mercancías peligrosas por carretera en territorio español. Por otra parte, se debe etiquetar adecuadamente los paquetes y proporcionar la documentación correspondiente. Las empresas de paquetería deben cumplir con medidas específicas para garantizar la gestión segura y eficaz de estos materiales durante su transporte.

Pasos para envío de un paquete con mercancía peligrosa

Tal como adelantábamos, el envío de mercancía peligrosa implica una serie de pasos y precauciones específicas para garantizar la seguridad durante el transporte. A continuación, verás los pasos generales que siguen las empresas de paquetería para el envío de mercancía peligrosa:

Clasificación de la Mercancía

Antes de enviar mercancía peligrosa, es esencial clasificarla según los criterios establecidos por regulaciones internacionales como las del Acuerdo sobre Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por Carretera (ADR), la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) y la Norma de Transporte de Mercancías Peligrosas de la Asociación Internacional de Transporte Público (IATA). Esta clasificación determina las medidas de seguridad y las regulaciones aplicables.

>  Paquete en Tránsito: qué significa y en qué casos se da

La mercancía peligrosa necesita un embalaje adecuado

La mercancía peligrosa debe ser embalada en envases adecuados y certificados para su transporte seguro. Los envases deben cumplir con las normativas específicas de cada modo de transporte, como carretera, ferrocarril, marítimo o aéreo. Además, se deben colocar etiquetas de advertencia y marcar claramente los paquetes según las regulaciones para indicar la naturaleza del contenido.

Documentación para enviar mercancía peligrosa

Preparar la documentación adecuada es crucial. Esto incluye la Declaración de Mercancías Peligrosas, una descripción detallada de la carga, su clasificación, la cantidad y los documentos de seguridad. Además, se deben completar formularios de transporte específicos para cada modo de transporte, cumpliendo con las regulaciones internacionales correspondientes.

Etiquetado y marcado específico

Todos los paquetes de mercancía peligrosa deben estar etiquetados y marcados correctamente. Esto incluye el uso de etiquetas de advertencia estandarizadas y marcas para indicar la clase de riesgo, el número de identificación, el nombre del remitente y destinatario, así como cualquier otra información requerida por las regulaciones de transporte.

Selección del transportista

Es crucial elegir un transportista que cumpla con las regulaciones específicas para el modo de transporte seleccionado, como Serwell, donde cuidamos al máximo cada detalle. Cada transportista tiene requisitos y restricciones específicos para el manejo de mercancía peligrosa, por lo que la elección de un transportista adecuado es esencial para garantizar el cumplimiento de las normativas y la seguridad del envío.

Entrenamiento del personal

El personal involucrado en el manejo y transporte de mercancía peligrosa debe recibir capacitación adecuada. Esto incluye a los trabajadores en instalaciones de embalaje, conductores, personal de almacén y cualquier persona involucrada en el proceso logístico. La formación abarca aspectos como la clasificación de sustancias peligrosas, el manejo seguro, la respuesta a emergencias y el conocimiento de las regulaciones aplicables.

>  Transporte intermodal o multimodal: ¿Cuál elegir?

Seguro y cumplimiento normativo

Asegurarse de que el envío esté cubierto por un seguro apropiado es esencial. Además, se deben seguir y cumplir todas las regulaciones nacionales e internacionales relacionadas con el transporte de mercancía peligrosa. Esto incluye la verificación constante de cambios en las regulaciones y la adaptación a nuevas normativas para garantizar el cumplimiento continuo.

Monitoreo continuo

Durante el transporte, es crucial monitorear la mercancía peligrosa para evitar situaciones de riesgo. Los transportistas deben estar equipados para responder a emergencias y deben seguir las rutas y procedimientos establecidos por las regulaciones aplicables.

En resumen, el envío de mercancía peligrosa implica una cuidadosa planificación, clasificación, embalaje, documentación y cumplimiento normativo. Seguir estos pasos generales es esencial para garantizar la seguridad y la legalidad en el transporte de sustancias y materiales peligrosos.

Si quieres enviar tu mercancía peligrosa con todas las garantías, elige una empresa de paquetería con experiencia y profesionales bien formados en la materia. ¡Envía tu paquete con Serwell!