Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Envías tus productos en kits que incluyen varios componentes?, ¿sientes que tu almacén es un caos? Entonces, te interesa saber lo que es el kitting, una práctica que aporta grandes ventajas a la logística. Lo explicamos.

¿En qué consiste el proceso de kitting?

El proceso de kitting se refiere a la preparación y agrupación de componentes o elementos individuales necesarios para ensamblar un producto final. Es comúnmente utilizado en industrias como la electrónica, la automotriz y la manufacturera, donde se requiere la combinación de múltiples partes para crear un producto completo.

El kitting generalmente sigue los siguientes pasos:

  1. Identificación de los componentes: Se identifican los componentes necesarios para ensamblar el producto final según las especificaciones y la lista de materiales proporcionada.
  2. Recolección de los componentes: Los operarios de almacén recogen los componentes requeridos en la cantidad adecuada. Esto implica recorrer el almacén y localizar cada uno de los elementos necesarios.
  3. Agrupación de los componentes: Una vez recogidos todos los componentes, se agrupan en lotes o kits individuales. Esto puede implicar colocarlos en contenedores, bolsas o bandejas, asegurándose de que estén claramente etiquetados para su identificación.
  4. Verificación de la precisión: Es importante realizar una verificación para asegurarse de que cada kit contenga los componentes correctos y en las cantidades adecuadas. Esto se hace generalmente mediante un control de calidad o una inspección visual.
  5. Etiquetado y embalaje: Cada kit se etiqueta con información relevante, como el número de serie, la fecha de fabricación y cualquier instrucción adicional. Luego, los kits se embalan adecuadamente para su posterior transporte.
  6. Distribución y uso: Una hecha la preparación de kits, se distribuyen a la línea de ensamblaje, donde se utilizan para construir el producto final. Los kits también pueden enviarse directamente a los clientes en casos donde se requiere ensamblaje por parte del usuario final.
>  Envío clasificado: Qué significa y diferencias con otras fases

Las ventajas de implantar el kitting en tu almacén logístico

Si empiezas a practicar el kitting en tu almacén, comprobarás que tiene repercusiones positivas en tu negocio. Estas son las principales ventajas de implantar el proceso de kitting en tu logística:

Preparación de pedidos más rápida

En primer lugar, el kitting ayuda a reducir el tiempo de preparación de pedidos al agrupar los componentes necesarios para acoplar un producto. Esto agiliza el proceso de picking, ya que los operarios solo necesitan recolectar los kits completos en lugar de buscar y recoger cada componente individualmente. Como resultado, se mejora la productividad y se reducen los tiempos de espera.

Reducción de errores

El kitting ayuda a minimizar los errores de preparación de pedidos. Al agrupar los componentes necesarios de antemano, se reduce la posibilidad de equivocarse en la selección de elementos durante el proceso de picking. Esto lleva a una mayor precisión en la preparación de los pedidos y disminuye los costos asociados con devoluciones y reenvíos.

Optimización del espacio en el almacén

Además, el kitting optimiza el espacio de almacenamiento. Al agrupar los componentes en kits, se reduce el espacio necesario para almacenar los elementos por separado. Esto permite utilizar de manera más eficiente el espacio disponible en el almacén y facilita la organización y localización de los kits.

Mejor trazabilidad y control de inventario

Otra ventaja importante es la mejora en la trazabilidad y control de inventario. Al tener kits predefinidos y etiquetados, es más fácil realizar un seguimiento de los componentes utilizados en cada producto final. Esto proporciona una visibilidad más clara del inventario, lo que facilita la planificación de la reposición y la gestión de la cadena de suministro.

>  Albarán de entrega: ¿Qué es y para qué sirve?

¿Cómo organizar el almacén enfocado hacia el kitting?

Puedes organizar tu almacén centrándote en el proceso de kitting si crees que puede resultar especialmente beneficioso para tu negocio. Y llevar a cabo esta reorganización te llevará a la ejecución de las siguientes tareas:

  • Asignar áreas específicas para la preparación de kits.
  • Utilizar estanterías o contenedores claramente etiquetados.
  • Implementar un sistema de inventario eficiente.
  • Establecer flujos de trabajo claros y eficientes.

Si llegados a este punto quieres implantar el proceso de kitting, pero aún no sabes cómo empezar, ¡consulta ahora con Serwell! Con nuestra ayuda, el éxito está garantizado.

Rate this post